domingo, 29 de abril de 2012

Festival Imperial 2012: Domingo 25 Marzo

Por diferentes motivos esta reseña se tardó muchísimo más de lo debido en salir. Ya todo lo que había que decir se ha dicho. Solo queda como referencia.

 Íbamos tarde. El agotamiento del día anterior hizo que se nos pegaran las pestañas. Llegamos justo cuando estaba empezando Alphabetics, y para tan temprana cita ya había una congregación considerable, otra prueba más en contra de los que condenaban el Festival desde antes que empezara. Para un grupo pequeño, uno de los retos más grandes es saber desarrollarse en un escenario amplio, y los muchachos lo lograron*.




BombaE
Viendo Pájaros.
 
Me fui un poco antes de que terminaran para agarrar buen campo para Bomba Estéreo, una de las agrupaciones de las cuales tenía mayores expectativas, y no me defraudaron. En vivo como es de esperarse, se traduce mejor la energía que en sus discos, hazaña importante considerando que sus discos son f@#$% buenos. Liliana corre por toda la tarima, mientras el resto arremete con la cumbia y demás sonidos autóctonos de las costas colombianas, ritmos que cada vez se infiltran más en su repertorio. Tocaron un tema nuevo que me recordó a Wganda Kenya, compatriotas de antaño, y en momentos rozaban en texturas kraut y ambient.

El sol que aguanté con Bomba ya me estaba pasando la factura, entonces me dirigí al stand de prensa a resguardarme. A 424 los escuché apenas de pasada a mi destino. El día anterior me había jurado a mi mismo no volver a ninguna conferencia de prensa, pero en eso anunciaron que le tocaba el turno a Bomba Estéreo y no pude resistirme. No estuvo tan mal, a excepción de aquel locutor que osó compararlos con Carlos Vives, a quien describió como experimental. Yo aproveché para preguntarles por sus artistas favoritos del catálogo de Discos Fuentes, potencia musical colombiana, a lo que felizmente me respondieron con Joe Arroyo, Lucho Bermudez, La Niña Emilia y Fruko, entre otros.

El siguiente par de horas me tuve que quedar en el toldo a causa de lo que llamaré por el momento simplemente como un incidente diplomático, por lo que me perdí a Sonámbulo, y Colornoise. Cristo si vió a Sonámbulo y me salva la tanda.

 Sonámbulo  
por Cristobal Serrá.

"Sonámbulo es una de las pocas bandas nacionales que no conocía. Había escuchado canciones de su disco pero su fuerza real está en el show en vivo.

Usted no conoce a Sonámbulo hasta que los vio en vivo.

Era el segundo día y mi cuerpo no podía más, mis anteojos se quebraron en el concierto de Flaming Lips, razón por la cual no pude meterme al mosh de Sonámbulo; el cansancio, el exceso de polvo y el sol no impidieron que me sumergiera en el show y disfrutara de su música. Me impresionó la capacidad que tienen de conectar con su público puesto que todos entraban como en una especie de trance extraño que me recordó a un documental sobre rituales espirituales en Cuba."

Entretanto a mi me tocó presenciar un bochornoso incidente entre La Mala y un periodista de La Nación, y a Maricruz Leiva siendo su bullicioso ser. Suficiente, hora de huir.

Una vez evadido el inconveniente, pasé por la tarima Este donde se encontraba La Mala Rodriguez. No estuvo mal, pero algo no hizo clic. El público estaba un poco apagado, o no familiarizado, por lo que La Mala pasó pidiéndoles que se animaran. Su material más reciente, menos agresivo, tampoco ayudó a este hecho.



Zopilot
Matemagos.
 
Es interesante ver como los Zopilot se meten en su propia burbuja cuando tocan, un estado donde no pueden ser perturbados y nada más hacen lo suyo, lo cual no significa que alienen al público. Lo contratio. Es interesante también ver su desarrollo musical, dejando atrás el indie-instrumental de sus inicios para dar paso a algo más envolvente, psicodélico, ácido, kraut. Síganles la pista.

TV On The Radio, que puedo decir, otro punto alto. Hubo un poco de todo de sus discos, desde el funk de Golden Age hasta la redentora Wolf Like Me, y no puedo decir mucho más porque terminaron su presentación con esa, con un atardecer color rojizo alucinante de fondo, para el momento más mágico de los dos días. Lo siento mucho por los que no estuvieron.



ThieveryC
Mods suaves.
 
Me quedé una buena parte de Thievery Corporation. No tenía muchas expectativas la verdad, sus discos suelen ser asuntos de bajo perfil (prefiero sus mixtapes), pero la verdad me sorprendieron. Empezaron lentamente, algo entre bossa y chanson a cargo de un par de vocalistas femeninas de voz sedosa, para de pronto virar al funk con ritmos jamaiquinos a cargo de otro par de cantantes masculinos. No los terminé de ver por ir a asegurarme un espacio para DJ Shadow.

Cualquier persona que haya escuchado el Entroducing y no haya tenido que recoger su quijada del piso, no tiene alma. Fue el único artista que tuvo un retraso. Al parecer era algo técnico, porque los plomos pasaron traveseando cables como por media hora después de lo estipulado. Admito que me hubiera gustado ir a ver el show de Skrillex, pero los vertiginosos sub-bajos llegaban hasta donde estábamos, entonces por lo menos me hice la idea. Buena parte del show de Shadow se basó en sonidos influecniados por el Drum & Bass, algunos temas de su sampledelia, y unos coqueteos con el dubstep que no pasaron a más, por suerte. Presenciamos una sesión impromptu de breakdance en medio Bosque a cargo de unos entusiasmados Bboys que levantaron un polvasal, y en general todos salimos muy contentos.



Bjork
Cada puntito de esos representa a una diosa/corista islandesa.
 
Curiosamente muchos de los hip-hoperos que estaban alrededor mio migraron hacia Bjork y se quedaron prestando mucha atención, al igual que la base rítmica de TVOTR, que se encontraba a pocos pasos delante mio sin ser molestados: la belleza de los festivales. Le había perdido la pista hacía muchos discos, y su material nuevo la verdad me gustó. Ese gran coro además elevaba todo a puntos sublimes, y las bases y beats estaban verdaderamente inventivos.

El set de A-Trak se decantó hacia el disco y house, cosa inesperada considerando que es más conocido por sus producciones en hip hop. No reconocí mucho salvo su remix de The Rapture, pero estuvo entretenido.

 Cuando me di cuenta de que los LMFAO eran familia de Berry Gordy de la Motown (soy fan declarado), me prometí a mi mismo no perdérmelos. Escribí mis experiencias aquí, y como no puedo refrasearlo mejor que eso que puse, mejor no gasto el espacio por acá.

A Moby lo escuché de lejos, mientras me comía el arroz con cerdo con la menor proporción de cerdo de la historia.

Fin.

EN RESUMEN  

Lo bueno: puntualidad en los horarios, buen sonido a través de todas las tarimas y artistas. Variedad y cantidad de puestos de comidas, bebidas y tiquetes que evitaron las filas y molotes de ediciones anteriores. Servicios sanitarios bien distribuidos.  

Lo malo: Había una fuga de agua cerca de la tarima del bosque, esto no solo creo un barrial en una parte sinó que también despedeia mal olor. No se veía mucha o nada de seguridad en el area de conciertos, y escuché un par de historias de celulares robados. El acceso y salida de La Guácima ya deporsí es complicado, pero el sábado por alguna razón estaba cerrada la salida a la pista, enviándonos a todos en una caravana interminable por calles estrechas durante horas.

Lo feo: la gente que a pesar de tener cantidad de basureros por doquier, tira la basura en el suelo. Que feo eso.

 Fotos (esta vez sin glitches, pero igual movidas y de baja resolución) por Daniel O. Excepto * robada del sitio oficial de Imperial

También escribí algunas reseñas del Festival Imperial para el sitio 89decibeles. Acá pueden leer la del domingo, junto a opiniones de otros seres distinguidos que articulan mejor que yo. Incluye fotos profesionales y videos.